Hermosas playas, agradable y animado paseo marítimo, bares, restaurantes y lugares súper simpáticos. ¡Pero Aracaju tiene aún más! Historia y cultura están presentes en varias partes.

El Palácio-Museu Olímpio Campos, una construcción de 1863 hoy destinada a la preservación de la memoria sergipana, el Museu da Gente Sergipana, que, en diversos ambientes y por medio de recursos interactivos, expone aspectos de la cultura popular, el Centro de Arte e Cultura J. Inácio, con exposiciones y venta de arte y artesanías, y la Catedral Metropolitana, de 1875, en el Centro Histórico, junto al Parque Teófilo Dantas.

La fauna acuática del mar sergipano y del Río São Francisco está en el Oceanário de Aracaju, mantenido y administrado por la Fundação Pró-Tamar. En dieciocho acuarios de agua dulce y trece de agua salado, el Oceanário reúne setenta especies nativas de Sergipe y, más que apreciar los animales marinos, el visitante tiene la oportunidad de conocer mejor el ecosistema acuático sergipano.

Una escaladita a la Igreja de Santo Antônio, lugar de nacimiento de Aracaju, será recompensada por una vista panorámica que incluye la desembocadura del río Sergipe y la isla de Santa Luzia.