Hacer compras en Belo Horizonte es un doble placer. Existen los shopping-centers, prácticos, modernos y diversificados, donde se hallan marcas renombradas, servicios, restaurantes y cinemas. Y hay los sitios especiales donde comprar es casi lo que menos importa. Lourdes, por ejemplo, es un barrio de los más encantadores con muchas tiendas que Ud. encuentra paseando por las calles.

Pan de queso, jiló refrito, hígado acebollado, frutas y verduras, hierbas, carnes para comer ahí mismo o para llevar, quesos, cachaças, flores, artesanías… todo eso y un poco más es el Mercado Central. Imposible de no pasar por él.

Ferias de arte y artesanías, como la del Mineirinho y la de Afonso Pena, permiten un contacto más próximo con la cultura y la creatividad mineira.

Finalmente, de cachaças especiales a piedras preciosas, hay mucho que llevar como suvenires. ¡Eso es Belo Horizonte, uai!