Belo Horizonte ofrece amplia paleta de opciones en materia de cultura y recreo. Museos, teatros, casas de shows, lugares para bailar, atracciones en cada canto de la calle. Librerías alternativas, con espacios gourmet, galerías de arte, programación de espectáculos variada y siempre renovada.

Centenas de plazas y 69 parques invitan a respirar y relajar en medio a mucho verde y una naturaleza privilegiada. Una visita al Parque das Mangabeiras será recompensada, además, por una visión soberbia de la Serra do Curral.

Claro que el Conjunto Arquitetônico da Pampulha no se puede dejar de ver. Allí, no solo la Igreja de São Francisco de Assis, pero también la Casa do Baile, el Iate Tênis Clube y el antiguo casino – hoy Museu de Arte da Pampulha – son sitios imperdibles.

Y para quienes les gusta la noche, nada mejor que estar en Belo Horizonte, donde no hace falta diversión para todos los gustos.

¡Aproveche BH!