Boa Vista tiene un entorno único, formado por calles arboladas, anchas y bien iluminadas que le dan un aire moderno en medio a la exuberante naturaleza amazónica. Rodeado por el Rio Branco, en pleno centro de la ciudad se puede escuchar el canto de los pájaros.

Todas las avenidas proporcionan acceso al centro, en forma de un abanico. Y precisamente allí está una de las principales tarjetas postales de la ciudad, el Centro Cívico. El centro de Boa Vista también llama la atención sobre los edificios de decoración portuguesa del siglo XIX, que contrastan con la arquitectura moderna.

Una de las características principales de la Capital de Roraima es el clima tropical, con temperaturas entre 20°C a 36°C y el período seco del Rio Branco, entre octubre y marzo. En esa época uno puede divertirse con la práctica de pesca, paseos en bote y deportes náuticos, además de la formación de albercas naturales, que encantan a los turistas de todo el mundo.

La diversidad de esa región también está presente en la población. En Boa Vista hay sureños y norteños, además de los indígenas de la región. Por eso la cultura local es rica y sorprendente. La culinaria es una atracción especial, con opción para todos los gustos, con énfasis en los condimentos típicos de la gastronomía indígena.

Belleza, diversidad cultural, aventura y arquitectura distinta, tesoros brasileños que sólo se encuentra en Boa Vista.