En Brasilia todo se va a resolver, y siempre con la simpatía de la hospitalidad brasiliense.

Servicios de podología, clínicas dentarias, ortopédicas, oftalmológicas y lo que más sea necesario para tratar los imprevistos que no pueden esperar. Y, en caso de emergencias más serias, hospitales públicos y particulares completamente equipados para prestar auxilio y, en la medida del posible, garantizar que Ud. no pierda un solo partido de la Copa.

Así es: ¡Ud. está en su casa!