Cuando menos se espera, se ha roto el salto del calzado. O la llave sumió, la ropa sucia ya se está amontonando, los cabellos necesitan de tratamiento… Cositas del cotidiano que no se puede de hacer.

Pero quédese tranquilo, en Fortaleza todo se va a resolver, y siempre con la simpatía de la hospitalidad cearense.

Servicios de podología, clínicas dentarias, ortopédicas, oftalmológicas y lo que más sea necesario para tratar los imprevistos que no pueden esperar. Y, en caso de emergencias más serias, hospitales públicos y particulares completamente equipados para prestar auxilio y, en la medida del posible, garantizar que Ud. no pierda un solo partido de la Copa.

Así es: ¡Ud. está en su casa!