Goiânia tiene una mesa abundante y bien condimentada. Tiene muchos platos de la cocina mineira, pero guarda sus propios sabores tales como la Galinhada (pollo), Arroz con Pequi, el Empadão Goiano, (empanada) el Peixe na Telha (pescado cocido en el azulejo) y Pamonha. Ingredientes típicos son el pequi – un tipo de tuerca, de sabor y olor acentuado – y guariroba una variedad de Palma amarga – buena para acompañar carnes. Aparte de eso, cochinillo pururuca,  torreznos, chorizos, frijoles, yuca cocida que se derrite en su boca… la lista es inmensa. Para terminar, pasteles caseros, plátano, naranja, papaya, guayaba, coco, calabaza, huevos o leche – y un sabroso café  de colador, tradición ineludible.

Hay muchos restaurantes. Entre el Panela Mágica (olla mágica), con platos elaborados con atención y la imaginación y el sofisticado Piquiras, con recetas exclusivas, hay casas de las más variadas especialidades, siempre en sus mejores versiones. Difícil es no ganar peso aquí por estos lados.