La visita a João Pessoa debe comenzar por el Centro Histórico y, preferiblemente, hacerse a pie, sin prisa. Fundada en 1585, la ciudad guarda verdaderas reliquias. Y hay mucho que se ver, como el Palácio da Redenção, la sede del Gobierno del Estado de Paraíba, el Theatro Santa Rosa, la Igreja de Nossa Senhora do Carmo, la Capela de Santa Tereza d’Àvila, el caserío de los años 1930 de la Plaza Antenor Navarro, la Igreja de São Frei Pedro Gonçalves, el Palácio do Bispo, el Casarão – o Sobradode Azulejos, la Casa da Pólvora y el antiguo Hotel Globo, que hoy abriga el Consulado Honorario de España y un centro de informaciones turísticas.

La joya más preciada del Centro Histórico es el Centro Cultural San Francisco, dueño de uno de los conjuntos arquitectónicos más notables del barroco en Brasil. Integran el todo la Iglesia de São Francisco, el Convento de Santo Antônio, las capilla Capela da Ordem Terceira de São Francisco, Capela de São Benedito, Capela Dourada, el Claustro da Ordem Terceira, la fuente y el amplio atrio del Crucero.

¡Pero hay más! Las playas, las piscinas naturales en medio del mar azul, la Fortaleza de Santa Catarina, el Farol do Cabo Branco, la Casa do Artista Popular… y la puesta de sol en Cabedelo.