Ponta Grossa se destaca en el escenario turístico del sur de Brasil, cuenta con bellezas naturales únicas, noche movida y fácil acceso a todas las regiones del estado de Paraná.

Antiguas construcciones y museos forman la escena urbana local. El pasado de Ponta Grossa fue marcado por el movimiento conocido por el tropeirismo (transporte de ganado y caballos de una parte a otra), por la diversidad étnica y los caminos del ferrocarril, símbolos históricos de la ciudad. Es una atracción especial  conocer esa rica cultura del sur de Brasil.

¡Los paisajes y bellezas naturales de Ponta Grossa se destacan en el turismo! El Parque Estadual Vila Velha es la tarjeta postal de la ciudad, unos de los más bellos y bien estructurados parques de Brasil. Tiene cuevas, grutas y lagunas, e incluso esculturas de piedra arenisca, moldeadas durante miles de años.

¡Conozca y se sorprenda con las bellezas de esa ciudad única!