Si es un enamorado de las compras, tiene disponible centros comerciales, mercados, restaurantes de comida rápida y tiendas diversas como en las grandes ciudades. Hay opciones para todos los gustos y diversidad de precios.

Si quiere conocer productos locales, vale la pena visitar el Mosteiro da Ressurreição, que se encuentra en el campo. Allí hay tiendas con medallas, velas, licores y pan de miel, hechos a mano por los monjes.

¡Disfrute y lleve bellos recuerdos de Ponta Grossa!