Refinamiento y encanto describen los restaurantes y bares de Ponta Grossa. Son acogedores y sirven platos de buen gusto.

Tampoco se puede dejar de degustar los vinos tintos y licores. Son una deliciosa opción para aliviar el frío característico de las ciudades del sur de Brasil.

¡Asegúrese de probar las delicias de Ponta Grossa!