Imposible no dejarse seducir por la belleza de Rondônia, que es una mina de preciosidades por explotar. Vale la pena visitar los hermosos paisajes de los ríos, flora y fauna de esa rica región, a través de los paseos orientados al ecoturismo.

Vale la pena también visitar los tres depósitos de agua conocidos como Três Marias, el Real Forte Príncipe da Beira (Patrimonio Histórico de Rondônia) y las embarcaciones, que pasan por las principales orillas de los ríos de la ciudad.

En el Museu da Estrada de Ferro Madeira – Mamoré, citado anteriormente, el turista podrá revivir la historia de la polémica “Ferrovia do Diabo” (Ferrocarril del Diablo), cuya construcción ha recibido ese nombre por la gran cantidad de trabajadores que murieron durante la construcción.

¡Vale la pena visitar!