São Salvador, Bahia de São Salvador, la tierra de Nuestro Senhor, pedazo de tierra que es mío… Solamente un poeta para hablar de la belleza de la ciudad y de la gente de Salvador. Mezcla perfecta que se traduce en un perfil autentico de brasilidad, donde dominan los trazos de cordialidad, religiosidad y alegría. Capoeira, ganzá, berimbau, vatapá y acarajé, Jorge Amado, Zumbi, Castro Alves, Caetano y Caribé… ¡Ud. está en Bahia, mi rey!

Fundada como São Salvador da Bahia de Todos os Santos en 1549, la capital baiana ha sido la primera capital del Brasil. Su riqueza culinaria y musical está estrechamente ligada à la presencia negra, que ha imprimido costumbres y valores de África en la construcción de una sociedad impar, donde se mezclan creencias y religiones, ritmos y sonidos, colores y formas, aromas y sabores.

Una escarpa notable divide Salvador en Ciudad Alta y Ciudad Baja, a 85 metros de altura una de la otra y ligadas desde 1873 por el Elevador Lacerda. La subida a pie por las laderas puede ser premiada con descubiertas increíbles.

Además, Salvador es para gozarse sin prisa. Mucha cultura, bellísima arquitectura colonial, Olodum, capoeira, candomblé, comida fantástica, sombra y  agua fresca.