En Salvador siempre uno se queda tentado a comprar cosas típicas, que van a llevar a un cantito de su casa un poco de esa tierra encantada. Algunas de las mejores opciones para ese tipo de compra son el Instituto de Artesanato Visconde de Mauá, donde se encuentran bordados, rendas y cerámicas del Recôncavo Baiano, Coisas da Terra, con muñecas, frutas de cerámica y piezas de artistas locales, la Feira de São Joaquim, cosa para los más corajosos, con frutas y temperos regionales, artículos de candomblé y comida típica, y el Mercado Modelo, donde el negocio es escatimar, con ropas y artesanías a precios engaña-turistas.

Para las compras habituales, los diversos shoppings – del tradicional y popular Shopping Barra hasta el sofisticado Iguatemi – ofrecen un amplio surtimiento de tiendas de los de las más famosas marcas, además de servicios, restaurantes y cinemas. El Salvador Shopping es el más grande y más famoso. El Itaiguara, es el más chico de todos, y tiene música en vivo. Y el Salvador Norte Shopping es una buena para quienes se queden en la región de Itapuã y Stella Maris.