Las costumbres con mayor influencia en la cocina de Teresina vienen del sertón, donde las carnes son muy apreciadas. Al lado de la carne de sol, ligeramente salada y secada al sol, la carne de cabra fresca es uno de los favoritos, seguidos del buey, ovejas y aves de corral.

Entre los platos más tradicionales están la cabra asada, el Arroz de Maria Isabel, el arroz con carne de sol, el Capote o gallina de Angola, el Capão Cheio o gallo relleno, el Capiau o carne de sol con yuca, y el Sabarrulho, plato portugués con chorizo y carne, generalmente de cordero. El olor de pimientos y especias, como el cilantro y cebolla de primavera, siempre están presentes en estos platos vigorosos.

Además de la carne, la sabrosa Peixada de Piratinga (guiso de pescado Piratinga), un pez de agua dulce, y el cangrejo cocido forman parte del menú de muchos restaurantes. En muchos de ellos, a veces bastante rústicos, amigos y parejas se reúnen para happy hours donde la charla va lejos mientras que el ritual se despliega para romper la cáscara del cangrejo con un pequeño martillo de madera y disfrutar su interior al natural.

Y, para endulzar, dulce de cáscara de naranja o de limón, Alfenins (dulce de azúcar en formas diversas) y Bolo de Goma (tarta hecha con harina de goma).