Una de las primeras ciudades en el país, Vitória prácticamente fue renovada a principios del siglo XX, pero su centro histórico, en la Cidade Alta, conserva varios edificios de época.

La más antigua de ellas es Capela de Santa Luzia, hecha de piedra y cal de ostra y erigida en 1537, incluso antes de la fundación de la ciudad.

El Palácio Anchieta, otro monumento histórico, fue construido para funcionar como institución educativa jesuita y, hasta 1760, albergó el Colégio São Thiago. Con la expulsión de los jesuitas, el edificio fue incorporado en el patrimonio nacional y transformado en la sede del gobierno. Entre 1908 y 1912, fue remodelada su fachada, perdiendo sus características iniciales.

De la misma época, el frontispício del Convento São Francisco, todo lo que se quedó del conjunto arquitetônico original, arquitectónico original, delimita el espacio donde se erigió el primer convento franciscano en la región sur de Brasil colonial.

Aún en el Centro Histórico: la Catedral Metropolitana, el Theatro Carlos Gomes, la Igreja de São Gonçalo, la Igreja do Carmo y la Igreja do Rosário.

Y fuera del centro, el Museu Solar Monjardim, que funciona en una antigua casa de labranza, un bello ejemplo de arquitectura rural de la época colonial.

¡Disfrute de Vitória!
test